cambio en conductas adictivas

Etapas de cambio en conductas adictivas

Cualquier persona adicta pasa por distintas etapas durante su adicción. En este sentido, además de los cambios físicos y en su conducta, existen procesos mentales internos que el adicto atraviesa, los cuales se producen consciente e inconscientemente aún luego de iniciado el tratamiento.

Se suele pensar que este tipo de cambios de hábitos son algo tajante que sucede de modo lineal. Pero cuando nos referimos a conductas adictivas, sobre todo las relacionadas a sustancias psicoactivas, el proceso es diferente. En estos casos, dicho proceso tiene un desarrollo en espiral, con múltiples etapas de transición e incluso riesgos de recaídas.

 

 

Las diferentes etapas

A la hora de acompañar a un adicto en tratamiento, es importante tener en cuenta estas distintas etapas para poder comprender en qué estadío se encuentra, de modo tal de brindarle una mejor contención.

Ya a mediados de la década del 80, Prochaska y DiClemente formularon teorías sobre las etapas que debe atravesar una persona para lograr un cambio real en su conducta.

 

Etapa de negación o “precontemplación”

Como su nombre lo indica, en esta etapa la persona no puede reconocer que padece una adicción. Sin embargo, sí puede notar las consecuencias negativas que esta adicción genera en su vida. Es decir, es la puerta de entrada al proceso de cambio y el punto al que suelen volver las personas adictas tras sufrir una recaída.

 

Etapa de toma de conciencia o “contemplación”

Es la etapa en la que el adicto comienza a tomar conciencia de su problema. Esto, lejos de indicar una mejoría, es un momento en el que la persona sigue subestimando las gravísimas consecuencias que su adicción le genera. Con frecuencia suele usar excusas y mentiras constantes para negar la gravedad. Por momentos, suele pensar que tiene la situación bajo control, y por momentos logra aceptar su adicción. En esta etapa aún no existe un compromiso real de la persona por lograr un cambio.

No existe una duración determinada de cada etapa, pudiendo pasar meses, o incluso años entre una y otra. Incluso puede existir un retroceso a etapas anteriores en un breve período de tiempo.

 

Etapa de determinación o reconocimiento

Es aquí cuando el adicto da un paso más y comienza a analizar la posibilidad de poner fin a su dependencia, buscando generar cambios en su conducta de adicto. Por lo general, luego de un tiempo comienza a darse cuenta que necesitará ayuda profesional. 

 

Etapa de acción

Es aquí cuando el verdadero cambio comienza, es decir, cuando hay un real reconocimiento del problema y viene está acompañado por acciones concretas. Una de las cosas más importantes de esta etapa, es que el adicto realmente se compromete en abandonar su adicción. La persona está dispuesta al cambio, con ánimos y voluntad propia. Existe un cambio de comportamiento y un compromiso por alcanzar la abstinencia.

 

Etapa de mantenimiento

Es la etapa en la que se consolida la recuperación y el tratamiento se transforma en un hábito. En este momento se comienzan a ver los avances a nivel personal y los progresos en la vida diaria del paciente. En este sentido, es una de las etapas más satisfactorias del tratamiento. Lo más importante de esta fase consiste en mantenerse alejado de las recaídas y de cualquier tipo de comportamiento adictivo.

 

Recaída

Dado que las adicciones son enfermedades crónicas, la recaída es considerada una fase más del proceso que puede tener serias consecuencias y generar que el adicto vuelva a la primera fase, volviendo a consumir. 

 

Es importante que tengamos siempre presente que una recaída no significa que el tratamiento ha fracasado, por el contrario, debemos entenderlo como una etapa que puede darse, y para la cual siempre es aconsejable estar preparados. 

Comprender las diferentes etapas nos va a permitir ayudar a familiares y amigos que estén pasando por un problema de adicción. Comunícate con nosotros si quieres recibir ayuda profesional.

Ana Ces 
Coordinadora de Programas de Fundació Fòrum