importancia del psicologo

Tratamiento de adicciones: la importancia del psicólogo

Si bien cualquier adicción es una enfermedad que involucra múltiples aspectos de la vida de una persona y debe ser abordada de manera integral, no es menos cierto que la importancia del psicólogo es crucial a la hora de tratar a personas adictas. En primer lugar, debido a que la adicción es una enfermedad ante la que nunca podemos decir que el paciente este “curado”, el psicólogo es quien estará en cada etapa de la vida del adicto, convirtiéndose en un pilar fundamental de su recuperación y bienestar.  

Entender el tratamiento como un proceso contínuo

Pueden transcurrir varios años desde que un adicto comienza su tratamiento hasta que logra reinsertarse en la sociedad y recuperar su vida, y en este proceso es el psicólogo quien se encargará de “reconstruir” su cerebro, sus emociones, sensaciones, frustraciones, etc. Ayudándolo en el proceso de desintoxicación y reconocimiento del problema, en cambiar conductas nocivas, en la re vinculación y en la reinserción social. En todos estas etapas, el psicólogo juega un rol fundamental. Su trabajo no solo consistirá en acompañar y guiar al adicto, sino también en saber cómo hacerlo, hasta dónde y cuándo es el momento de dar cada paso. Por ejemplo, intentar una reinserción social demasiado pronto cuando la psiquis del paciente aún es frágil, puede ser perjudicial para su salud e incluso llevarlo a caer nuevamente en la adicción.  

Las distintas funciones del psicólogo en los tratamientos de adicciones:

El rol del psicólogo no se limita únicamente a la adicción en particular, sino que inexorablemente también deberá abordar aspectos no resueltos de la vida del paciente en todas las etapas previas a su adicción. Ya que, por lo general, son esos problemas los que lo llevaron a refugiarse y a evadirse en el consumo. Un tratamiento por adicciones, siempre consiste en enseñarle al paciente a detectar y afrontar las situaciones de riesgo. Y en todos estos momentos, el psicólogo está presente:

Contención emocional 

El proceso de desintoxicación y las semanas posteriores son uno de los momentos en los que el adicto necesita más contención. Y es precisamente el psicólogo quien mejor lo puede ayudar, ya que es quien sabe cómo funciona un cerebro enfermo y es el que tiene la experiencia de haber tratado con personas que pasaron por la misma situación.

Reconocer su adicción 

El psicólogo será uno de los encargados de ayudar a que el adicto reconozca su adicción de forma permanente. Este paso es fundamental para poder avanzar en cualquier tratamiento.

Guía

Establecer límites y determinar lo que podría llegar a ser nocivo para el adicto, es otro de los roles fundamentales de un psicólogo especialista en adicciones. Guiar al paciente en su camino a medida que desarrolla estrategias de defensa y autoconocimiento.

Autoconocimiento

Mediante la terapia, el psicólogo ayudará a forjar un vínculo de confianza con el paciente que le permita entender sus miedos, traumas y frustraciones del pasado que lo acercaron a las drogas. Entender esto es entenderse a sí mismo y es el primer paso para poder desarrollar herramientas que lo ayuden a combatir esos miedos.

Trabajar la confianza y la seguridad

Es esperable que al comprender su situación, el daño que pudo haber ocasionado y el por qué de sus conductas, el adicto se sienta enojado consigo mismo y crea que no tiene la fuerza para afrontar su vida nuevamente. El psicólogo será el encargado de brindar herramientas para manejar esas emociones y evitar que la persona crea que de nada sirve todo lo que está haciendo.

Trabajar en la recuperación de los lazos afectivos y sociales

Una vez que el adicto cuente con estas herramientas, deberá trabajar en recuperar su lazos afectivos y sociales. Volver a vincularse de forma sana y sincera con esa gente a la que posiblemente lastimó o que de alguna forma se vio afectada por su actos. Teniendo en cuenta que recuperar la confianza es un proceso que no se da de la noche a la mañana.

Reinserción social

Si bien recuperar contacto con su círculo íntimo es parte de la reinserción social, también se deberá empezar a trabajar en los otros roles de la persona tales como su vida laboral, su capacidad para desenvolverse en situaciones sociales que puedan ser hostiles o dolorosas y cómo manejarse ante determinadas situaciones de forma autónoma sin poner en riesgo su progreso.

Evitar recaídas

Esta es otra de las tareas en las que ayudará el psicólogo. Solo mediante la terapia constante el adicto podrá tener siempre en mente que su proceso no fue en vano y que volver a consumir podría significar un retroceso que pondría en peligro su nueva vida. Para esto es importante que, aún en los momentos en los que la persona se siente bien, fuerte y segura, no pierda los espacios de interacción con profesionales de la psicología y otros adictos, de esta forma es más fácil que tenga presente que nunca se deja de ser un adicto y pueda estar atento para pedir ayuda ante posibles recaídas. Es importante que la persona adicta pueda generar un vínculo de confianza con su psicólogo en el que esté cómodo y no se sienta juzgado. De esta forma podrá abrirse realmente y trabajar sobre sus emociones y sus actos. Nuestra clínica cuenta con profesionales con experiencia, profesionalismo y un alto nivel de empatía. Estamos dispuestos a ayudar, no duden en consultarnos.

Ana Ces 
Coordinadora de Programas de Fundació Fòrum