ayudar a un adicto

¿Cómo ayudar a un adicto a empezar tratamiento?

El círculo íntimo de una persona adicta (pareja, familiares y amigos) es el primero en detectar los síntomas del consumo problemático dado que son quienes mayor tiempo pasan con esta persona.

Sabemos que las adicciones son enfermedades crónicas en las que el adicto suele ser el último en darse cuenta. Es por eso que, si queremos ayudar a alguien a iniciar un tratamiento, primero debemos comprender nosotros mismos que esa persona está enferma. Así podremos buscar herramientas para acompañarla y saber cómo actuar ante determinadas situaciones.

Es más que probable que el adicto nos afirme que puede controlar su consumo y dejarlo cuando quiere, o que intente minimizar el problema tratando a los demás de exagerados, hasta incluso enojarse con nosotros por ser insistentes.

 

 

¿Cómo se siente la persona adicta?

Antes que nada, es importante tener claro que la persona adicta miente y puede ser hiriente si se siente amenazada o atacada. Nuestra función como amigos o familiares, no es lograr que la persona deje su adicción, sino saber detectar las señales a tiempo para poder buscar ayuda profesional.

A menudo los familiares creen las mentiras del adicto y se convence a si mismo de que no es tan grave o de que es una persona mayor capaz de tomar sus propias decisiones, ignorando que la adicción es una enfermedad.

Esto nos lleva a la primer pregunta que debemos hacernos:

 

¿Cómo saber si una persona se está volviendo adicta?

Hay varios indicios a los cuales debemos prestarle atención:

  • El consumo excesivo (a veces diario) de la sustancia (alcohol, cocaína, etc).
  • Cuando dice que puede controlarlo pero no puede estar más de 2 días sin consumir.
  • La incapacidad de detenerse una vez que empezó.
  • Cuando recurre al consumo ante cualquier tipo de problema e incluso consume cuando se siente bien.
  • Si miente, manipula, se torna agresivo y se irrita excesivamente ante cualquier cuestionamiento sobre su consumo.

 

 

Entonces… ¿Qué podemos hacer?

Para poder ayudar a alguien, esa persona debe dejarse ayudar, es decir, reconocer que tiene un problema y tener la voluntad para superarlo.

Puede suceder que ante determinada situación la persona sea más permeable a recibir ayuda o a reconocer su adicción, por lo que debemos estar atentos para aprovechar esas situaciones sin enojarnos.

 

 

Intentemos siempre entender al adicto

Más allá de saber que es una persona adicta, debemos entender cómo funciona su cerebro y comprender que el adicto solo está interesado en consumir y todo su mundo girará en torno a eso. Por lo que de nada sirve que nos enojemos ya que es algo que no puede controlar. En otras palabras, así como él debe reconocer su problema, también nosotros debemos hacerlo.

 

 

La función de la familia debe ser la de acompañar y contener

Los familiares del adicto no son médicos, psicólogos ni especialistas en adicciones, por lo que no deben ponerse en el rol de lograr que el adicto se desintoxique o deje de consumir. El rol de la familia debe ser acompañarlo en el proceso y contenerlo con afecto y cariño.

 

 

Intentar no culparle ni juzgarle

Enfrentarse a un adicto como si fuera una persona sana solo hará que la persona se aísle aún más y no quiera abrirse con nosotros. Si bien es difícil, debemos intentar escucharlo y ser receptivos a lo que siente. Para esto, puede ser muy útil que los familiares también tengan su espacio de conversación con profesionales de la salud para tener herramientas a la hora de hablar con el adicto.

Tengamos en cuenta que las discusiones pueden ser detonantes de consumo y tratemos de evitarlas.

 

 

Tratar siempre de motivarle a dejar el consumo

Dado que la vida de un adicto gira en torno al consumo, tener herramientas para motivarlo a dejarlo es algo importante.

 

Algunas herramientas:

  • No perder la calma.
  • No hablarle cuando está drogado.
  • Hablar de las consecuencias negativas del consumo.
  • Mostrarle que su problema tiene solución.
  • Hacerle saber que puede desahogarse con nosotros.

 

 

Ayudarle a reconocer que tiene un problema

Si bien este punto es algo a lo que el adicto debe llegar por su cuenta, nuestro apoyo puede serle de gran utilidad. Es importante estar preparados para que, una vez reconocida su adicción, tengamos al alcance la ayuda profesional para actuar al instante.

Profesionales en adicciones, psicólogos, terapias para adictos, centros especializados en adicciones, psiquiatras y todo tipo de ayuda que esté a nuestro alcance.

 

 

Cuando el adicto no quiere reconocer su problema

Es común que la persona adicta no reconozca su problema, pero eso no implica que no podamos hacer nada. Los expertos en adicciones trabajamos con familiares y amigos de adictos, por lo que acudir a especialistas no es algo que le sirva únicamente a la persona adicta.

Los familiares pueden acudir a un psicólogo experto en adicciones incluso sin la presencia del adicto.

Nuestro trabajo consistirá en acompañarles y en ir trazando pequeños objetivos con el fin de mejorar la calidad de vida del adicto e intentar que reconozca su problema para poder ayudarlo. Además, el seguimiento de la familia puede ser muy útil para que, cuando el adicto decida pedir ayuda o internarse, los especialistas ya tengan conocimiento de su situación puedan ayudarlo con mayor eficacia.

 

No pierdas un solo segundo, siempre hay formas de ayudar a nuestros seres queridos. Somos un grupo de profesionales que entendemos el funcionamiento de las adicciones y podemos ayudarte. No dudes en consultarnos.

Ana Ces 
Coordinadora de Programas de Fundació Fòrum