abuso de medicamentos recetados

Trastorno de abuso de medicamentos recetados

A menudo se relaciona incorrectamente a los problemas de adicción con la ilegalidad, como si todo lo que estuviera dentro del marco de lo legal, nos eximiera de controlarnos y tomar recaudo. O peor aún, como si no fuera potencialmente peligroso para nuestra salud. Tal es el caso que olvidamos que gran parte de la población (cada vez más), está de alguna forma u otra sometida a algún tipo de medicación que, mal administrada, puede ser dañina o adictiva si no se usan de forma responsable y en las dosis indicadas por nuestro médico/a. En este sentido hay ciertos fármacos que, si bien pueden ayudar a controlar problemas de salud y mejora condiciones psicológicas, al ser usados de modo abusivo por muchas personas (ya sea por desconocimiento o por no contar con un seguimiento médico adecuado), resultaron ser perjudiciales, generando síntomas no deseados, síndrome de abstinencia y hasta adicción en algunos casos. Hoy día esto afecta directamente la vida de miles de personas en el mundo que, bajo la premisa de que son drogas legales y relativamente fáciles de conseguir, los consumen de modo indiscriminado.

El caso de los antidepresivos en el abuso de medicamentos recetados

Se estima que más del 10% de la población toma antidepresivos. Si bien estos medicamentos son de curso legal, pueden ser dañinos si no se realiza un estricto seguimiento médico. De esta forma, si dejas de tomar un antidepresivo abruptamente luego de un uso prolongado, es posible que desarrolles síntomas de abstinencia que pueden llegar a durar semanas.

Algunos de los síntomas:

  • Ansiedad.
  • Insomnio o sueños vívidos.
  • Dolores de cabeza.
  • Mareos.
  • Cansancio.
  • Irritabilidad.
Si bien esto no implica una adicción, es necesario que podamos tener una relación más armónica y controlada con el uso de este tipo de medicamentos ya que, sean o no legales, pueden causarnos problemas o empeorar lo que supuestamente intentaban solucionar.

El caso de los ansiolíticos y los fármacos para dormir

El peligro latente de este tipo de fármacos es que la mayoría de las personas comenzó tomándolos por razones de salud, pero su uso indebido puede causar dependencia física y psicológica. Los médicos pueden prescribir dosis altas para tratar algún problema grave y es aquí donde se genera la dependencia (usándolos más de 2 semanas continuas). En otros casos, la persona puede utilizar más medicación de la que se le ha prescrito y desarrollar una adicción.

¿Qué problemas pueden generar?

  • Disminuir el estado de alerta.
  • Mala coordinación.
  • Confusión y respiración lenta.
  • Depresión y ansiedad.
  • Pérdida de memoria.
  • Cambios del estado emocional.
  • Somnolencia y reducción de la fase de sueño.
Los patrones del sueño pueden resultar gravemente alterados en las personas que interrumpen el fármaco después de haber desarrollado dependencia y tolerancia. La abstinencia de cualquiera de estos medicamentos también puede producir una reacción grave y potencialmente mortal similar a la abstinencia alcohólica. Sin embargo, todo esto dependerá de qué tipo de droga estemos consumiendo, en qué cantidades y de su interacción o no con otros medicamentos. Por ello, resulta indispensable poder contar con un seguimiento profesional y no usarlos por cuenta propia.

El caso de los opioides

Esto quizá merezca un artículo aparte, pero por el momento, diremos que algunas veces son usados como poderosos analgésicos. Por ejemplo para tratar el dolor luego de una cirugía, entre otras cosas. Al ser altamente adictivos y producir un bienestar y “felicidad” instantánea, muchas veces son usados ilegalmente para drogarse. Se presentan en forma de polvo, pastillas o cápsulas y jarabes. Pueden provocar síntomas tales como estreñimiento, confusión, disminución de la presión sanguínea y, en dosis altas, pueden generar intoxicación y ser eventualmente mortales.

Ni miedo ni pánico… precaución

Como reflexión final, es importante aclarar que este tipo de medicamentos pueden ser beneficiosos para nuestra salud si son recetados por un profesional y si seguimos las indicaciones médicas a la hora de consumirlos. De hecho, muchas veces están incluidos en los tratamientos para personas en rehabilitación por drogas. Estos medicamentos son una herramienta que, bien utilizada, puede mejorar la vida de muchas personas y ayudarlas en situaciones difíciles o dolorosas. Es necesario consumirlos sin miedo pero con respeto y con el acompañamiento y contención del personal médico. Si piensas que tú o algún ser querido está haciendo abuso de fármacos o drogas (legales o ilegales), estamos para ayudarte. No dudes en consultarnos.

Ana Ces 
Coordinadora de Programas de Fundació Fòrum