consumo de sustancias

¿Cómo detectar si una persona está bajo el consumo de sustancias?

Es necesario entender que este artículo no busca que nos transformemos en detectives de personas adictas, ni tampoco intenta ser un conjunto de reglas mediante las cuales se puede determinar matemáticamente si una persona es o no adicta. Más bien buscamos divulgar información que podría ser útil para estar alertas ante posibles indicios de que una persona allegada a nosotros, está atravesando un problema con las drogas.  

Alertas tempranas del consumo de sustancias

Como bien sabemos, una persona no se convierte en adicta de la noche a la mañana. En casos de personas que conocemos y con las que compartimos tiempo regularmente, puede ser que el proceso sea lo suficientemente lento como para que no nos demos cuenta hasta que el problema se torne más difícil de resolver. En este sentido, existe algo que denominamos alertas tempranas que, si las tenemos presentes, pueden ser útiles a la hora de abordar a una persona que, incluso sin darse cuenta, está atravesando problemas con el consumo de drogas.  

Lo que nuestro cuerpo y nuestras emociones comunican

Estas alertas no son únicamente físicas. También abarcan cambios más profundos y no tan simples de ver como alteraciones en el estado de ánimo, cambios a nivel emocional y en la forma de relacionarse y comunicarse. Es por eso que, a modo de facilitar la comprensión de a qué cosas prestar atención, dividiremos las alertas en las señales emocionales y de comportamiento social de la persona, y los signos a nivel físico que el consumo de drogas puede producir.  

Cambios en el estado emocional y comportamiento social de la persona adicta

Soledad

Muchas veces las personas adictas comienzan a pasar cada vez más tiempo en soledad. Este tipo de aislamiento repentino, puede ser un indicador que la persona está consumiendo e intenta evitar que otros se enteren.

Cambios de ánimo

El cuerpo de una persona adicta comienza a generar una dependencia a la sustancia, lo cual puede implicar cambios bruscos en su estado de ánimo tales como irritabilidad o euforia excesiva.

Imposibilidad de asumir responsabilidades

A las personas adictas se les suele dificultar cumplir con sus responsabilidades. El consumo de drogas los puede llevar a perder la noción del tiempo. Por eso, si notamos que una persona comienza a faltar al trabajo, no asistir al colegio, disminuir su rendimiento académico u olvidar citas, podría ser una señal que tiene un problema de adicción.

Cambios en su círculo íntimo

Muchas veces las personas adictas comienzan a pasar tiempo con otras personas que también consumen, lo cual puede agravar severamente su cuadro. Por eso, si notamos que la persona cambia su círculo de amigos en un breve período de tiempo o no quiere que conozcamos a sus nuevas amistades, es otro signo de un posible problema con las drogas.

Apatía o falta de interés

Un serio problema que generan las drogas es la pérdida de interés por actividades que antes disfrutábamos como el deporte, la lectura, el cine, etc. Esto, genera que poco a poco la droga se convierta en la única “actividad” del adicto agravando aún más su problema.  

Cambios en su economía cotidiana

Si detectamos que una persona allegada a nosotros comienza pedir dinero o que, por el contrario, posee grandes cantidades de dinero sin una explicación lógica, es otra posible señal de una adicción.  

Mentiras y engaños

La mentira es uno de los efectos más comunes del consumo de drogas. La incapacidad de lidiar con el problema lleva a las personas adictas a intentar tapar todo con mentiras, ya sea para poder seguir consumiendo o bien para que otros no se enteren que es adicta.  

Cambios a nivel físico

En el caso de los cambios a nivel físico y corporal, existen muchos síntomas que la adicción puede generar, aunque esto siempre dependerá del tipo de sustancia consumida. Algunos de ellos pueden ser:
  •         Cambios en el ciclo de sueño: dormir excesivamente o estar despiertos por largos períodos.
  •         Un aumento significativo del apetito o falta total del mismo.
  •         Temblores, ojos enrojecidos, ojeras y pupilas dilatadas.
  •         Descuido de la apariencia física y falta de higiene personal.
  •         Problemas en la modulación y el habla junto a movimientos descoordinados y dificultad para expresarse.
  •         Resfríos o goteos constantes de nariz.
  •         Pérdida significativa de peso.
 

Podemos ser parte de la solución

La adicción a distintos tipos de drogas es un problema cada vez más frecuente en la sociedad moderna. Por eso resulta imprescindible que los centros de lucha contra las adicciones, comencemos a trabajar en crear mecanismos de prevención y de difusión de información para que podamos proteger a nuestros hijos, amigos y familiares del flagelo de la droga. No esperes a que sea tarde, si piensas que alguno de tus seres queridos puede estar en problemas con las drogas, no dudes en consultarnos. Contamos con un equipo de profesionales que trabajan de modo integral. Podemos asesorarte y ayudarte en esa difícil situación. 

Ana Ces 
Coordinadora de Programas de Fundació Fòrum