adiccion compulsiva a las apuestas

Ludopatía o adicción compulsiva a las apuestas

La mayoría de las veces que hablamos de adicciones, lo relacionamos con la ingesta de sustancias nocivas para nuestro cuerpo sin hacer foco en que una adicción, también implica una conducta repetitiva que nos lleva a perder el control de nuestra vida.

Entender el aspecto conductual de las adicciones, nos permitirá explicar de qué manera podemos ser adictos sin que exista de por medio una droga o sustancia en particular.

¿Qué entendemos por ludopatía?

La ludopatía es la adicción compulsiva a las apuestas, que nos lleva a apostar sin importarnos las consecuencias. Es decir, poner en riesgo dinero, propiedades, o cualquier cosa que valoremos, con la esperanza de recibir algo de mayor valor o de recuperar el dinero perdido. El juego se puede desarrollar de modo presencial (bingos, casinos, casas de apuestas, deporte, etc.) y en sus versiones virtuales en Internet.

A pesar de no existir ninguna sustancia de por medio, los estímulos cerebrales de recompensa que puede generar esta adicción, funcionan del mismo modo que las drogas y el alcohol. Llevándonos a apostar continuamente sin analizar los estragos que esto puede causar en nuestra vida y la vida de las personas que nos rodean.

Entonces, si no hay consumo de sustancias de por medio… ¿Cómo lo podemos detectar?

Lamentablemente hay adicciones más “aceptadas” que otras en nuestra sociedad, lo que lleva a que muchas veces no se les de la importancia que realmente tienen. La ludopatía es una adicción tan grave como cualquier otra, y como tal, existen ciertos síntomas que pueden indicarnos que una persona la está sufriendo.

Síntomas:

  • La planificación constante de cómo ganar más dinero mediante apuestas.
  • Ocultar la magnitud de nuestras apuestas a nuestros allegados y familiares.
  • La necesidad de apostar sumas de dinero cada vez más altas para lograr la misma emoción.
  • No poder decir basta y sentirnos irritados al intentar detener las apuestas.
  • Ocultar nuestros problemas de depresión, culpa y ansiedad apostando.
  • Entrar en un círculo vicioso de apuestas para intentar recuperar lo que perdimos mediante más apuestas.
  • Desatender y poner en peligro nuestras relaciones familiares, sociales y académicas debido a las apuestas.
  • Robar, cometer fraude, engañar o pedir dinero prestado para seguir apostando.
  • Recurrir a otras personas para que se hagan cargo de nuestros problemas económicos.

     

Si prestamos atención a los síntomas descritos, podemos ver cómo esta adicción guarda profunda relación con muchos otros tipos de adicciones. Y sus consecuencias pueden ser igual de terribles: alejarnos de nuestros seres queridos, perder nuestro trabajo, sufrir de depresión, etc.

¿Cualquiera que disfrute de los juegos de azar es un/a ludópata?

Es complejo trazar una línea que marque el punto exacto en el que alguien pasa de disfrutar del juego a ser un/a ludópata, más aún teniendo en cuenta que los juegos de azar son legales y mucha gente los practica. Pero sin dudas, cualquier persona que tenga alguno o varios de los síntomas antes descritos, debe buscar ayuda.

Un punto clave en un/a ludópata es que no pueden evitar seguir jugando y apostando. Pero algo es seguro, la ludopatía es una adicción que muchas veces, se va dando sin que nos demos cuenta, hasta llegar a un punto cada vez más destructivo del que suele ser muy complejo salir.

Períodos de remisión ¿estoy curado/a?

Una de las características de esta patología es que las personas suelen tener períodos de remisión, es decir, lapsos de tiempo en los que no apuestan o apuestan menos. Sin embargo, estos períodos no suelen durar demasiado y sin la ayuda correspondiente, suelen volver a caer en el juego, muchas veces con mayor intensidad que antes.

Causas y factores de riesgo

Si bien no existen causas específicas que puedan determinar por qué una persona es ludópata, podemos determinar ciertos factores de riesgo que pueden hacer que seamos más propensos a esta enfermedad.

Consumo de sustancias y trastornos de la salud mental: En muchas ocasiones, a la ludopatía se le suman el consumo de drogas, alcohol, y problemas mentales como depresión, ansiedad, TOC (trastorno obsesivo compulsivo), hiperactividad o trastorno por déficit de atención.

Edad y sexo

También suele darse con más frecuencia en personas jóvenes y de mediana edad y, si bien es más frecuente en hombres, los patrones respecto a las mujeres son cada vez más similares.

Características de la personalidad

Ciertas características como la competitividad extrema, el trabajo compulsivo, o personas que son demasiado inquietas y se aburren fácilmente pueden aumentar el riesgo de padecer ludopatía.

Una característica distintiva de esta enfermedad, es que existe publicidad constante que refuerza la idea del juego como forma de solucionar nuestros problemas económicos y “salvar” nuestras vidas. Es por ello que resulta importante estar atentos a las conductas antes mencionadas para poder. Pedir ayuda es el primer paso para cambiar tu vida. ¡No dudes en consultarnos!

Ana Ces 
Coordinadora de Programas de Fundació Fòrum