cómo dejar el alcohol

¿Cómo dejar el alcohol?: El consumo como adicción

Es una de las adicciones más comunes y peligrosas, aceptadas por la sociedad, ya que el consumo de alcohol está a la orden del día en reuniones al terminar el trabajo, en fiestas o reuniones familiares, cumpleaños, celebraciones etc. 

 

¿Cómo dejar el alcohol?  ¿Cuándo se detecta su consumo como algo problemático?

El consumo de alcohol se convierte en una adicción cuando genera problemas graves a la persona que lo consume. 

Problemas que pueden afectar a sus relaciones familiares y sociales, al rendimiento académico y/o profesional, generar alteraciones en su salud física y psicológica, y ocasionar problemas legales y/o económicos. El alcoholismo protagoniza un comportamiento disfuncional y una progresiva distancia afectiva de sus personas cercanas. 

Construye una vida donde la prioridad es seguir bebiendo a pesar de las consecuencias negativas que esto ocasiona.

 

El alcohol como sustancia adictiva

El alcohol es una droga, una sustancia psicoactiva que influye en nuestro funcionamiento cerebral, su consumo pronunciado y prolongado es el que genera cambios neuroquímicos y neurofisiológicos que hacen que la persona presente una conducta repetitiva de búsqueda para conseguir sus efectos inmediatos, y con el tiempo evitar el malestar de no consumirlo. 

A este efecto químico de la sustancia hay que sumar numerosos factores de riesgo para desarrollar una adicción, como cierta vulnerabilidad previa de la persona como los factores genéticos y rasgos de personalidad, situaciones sociales y familiares complicadas, malestares psicológicos, permisividad del consumo. Todos estos factores facilitan que pueda aparecer una adicción al alcohol.

Pero la adicción al alcohol tiene una buena respuesta a tratamientos para saber cómo dejar el alcohol. Por eso, es muy importante que el paciente o el familiar consulten con un especialista o centro especializado en adicciones sobre aquello que le esta sucediendo y poder aclarar si estos síntomas tienen relación con el consumo excesivo de alcohol. En la mayoría de casos, la intervención inicial ira dirigida a que el paciente tome conciencia de su enfermedad y se convenza de la necesidad de hacer un tratamiento. 

 

Síntomas

El trastorno por consumo de alcohol puede ser leve, moderado o grave, según la cantidad de síntomas que presentes. Entre los signos y síntomas pueden encontrarse los siguientes:

 

  • Incapacidad para limitar la cantidad de alcohol que consumes.
  • Deseo o intentos fallidos de reducir la cantidad de alcohol que consumes.
  • Pérdida de mucho tiempo bebiendo u obteniendo el alcohol, o recuperándote de su consumo.
  • Deseo fuerte o necesidad de beber alcohol.
  • Incumplimiento de obligaciones importantes en el trabajo, la escuela o el hogar debido al consumo reiterado de alcohol.
  • Consumo continuo de alcohol incluso cuando sabes que esto causa problemas físicos, sociales o interpersonales.
  • Abandono o reducción de actividades sociales o laborales y pasatiempos.
  • Consumo de alcohol en situaciones donde no es seguro, como al conducir o nadar.
  • Desarrollo de tolerancia al alcohol, de manera que necesitas más cantidad para sentir su efecto o tienes un efecto reducido por la misma cantidad.
  • Presencia de síntomas de abstinencia, como náuseas, sudoración y temblores, cuando no bebes, o beber para evitar estos síntomas.

 

 

Trastornos por consumo de alcohol

El trastorno por consumo de alcohol puede incluir períodos de intoxicación por alcohol y síntomas de abstinencia.

 

  • La intoxicación por alcohol se genera a medida que aumenta la cantidad de alcohol en el torrente sanguíneo. A mayor concentración de alcohol en sangre, mayor el deterioro en tu organismo. La intoxicación por alcohol causa problemas de conducta y cambios mentales. Estos pueden incluir comportamiento inadecuado, estados de ánimo inestables, alteración de la capacidad de juicio, dificultad para hablar, problemas de atención o memoria y mala coordinación. También puedes tener períodos donde no recuerdas los hechos. Los niveles muy altos de alcohol en sangre pueden provocar un coma o incluso la muerte.

 

  • La abstinencia al alcohol puede suceder cuando el consumo de alcohol ha sido intenso y prolongado y luego se suspende o reduce considerablemente. Puede suceder en el plazo de varias horas o hasta cuatro o cinco días después. Los signos y síntomas consisten en sudoración, aceleración de los latidos del corazón, temblores en las manos, problemas para dormir, náuseas y vómitos, alucinaciones, inquietud y nerviosismo, ansiedad y, a veces, convulsiones. 

 

Factores de riesgo

El consumo de alcohol puede comenzar en la adolescencia, pero el trastorno por consumo de alcohol se manifiesta con mayor frecuencia entre los 20 y los 40 años, aunque puede presentarse a cualquier edad.

 

  • Comenzar a una edad temprana. Las personas que comienzan a beber, especialmente de manera compulsiva, a una edad temprana tienen un mayor riesgo de padecer trastorno por consumo de alcohol.
  • Antecedentes familiares. El riesgo de padecer trastorno por consumo de alcohol es mayor en las personas que tienen un padre u otro familiar cercano con problemas con el alcohol. Esto puede verse influenciado por factores genéticos, por lo que resulta muy importante detectar a tiempo saber cómo dejar el alcohol.
  • Depresión y otros problemas mentales. Es frecuente que las personas con trastornos mentales, como ansiedad, depresión, esquizofrenia o trastorno bipolar, tengan problemas con el alcohol u otras sustancias.
  • Antecedentes de trauma. Las personas con antecedentes de problemas emocionales u otros traumas tienen un mayor riesgo de padecer trastorno por consumo de alcohol.
  • Factores sociales y culturales. Tener amigos o una pareja que beben con regularidad podría aumentar el riesgo de padecer trastorno por consumo de alcohol. La manera atractiva en la que a veces el consumo de alcohol se presenta en los medios de comunicación también puede transmitir el mensaje de que beber mucho está bien. En el caso de los jóvenes, la influencia de los padres, compañeros y otros modelos a seguir puede afectar el riesgo.

 

Tratamientos para saber cómo dejar el alcohol

Para saber cómo dejar el alcohol se debe tener un enfoque multidisciplinar, que integre las dimensiones biológica, psicológica y social que están afectadas en este trastorno. Así, se debe realizar un tratamiento que como objetivo general intente conseguir y mantener la abstinencia, prevenir las recaídas, reorganizar las relaciones sociofamiliares y tratar las consecuencias físicas y psicológicas del consumo. 

Para ello, se utilizan diversas estrategias farmacológicas: tratamientos con fármacos que reducen el deseo del consumo y la gratificación del beber, ansiolíticos, antidepresivos, etc…

La intervención psicológica es uno de los componentes fundamentales del tratamiento. Se utilizan distintos procedimientos como son: la prevención de recaídas, entrenamiento en habilidades sociales y de afrontamiento, intervenciones motivacionales, técnicas de autocontrol. Estas intervenciones pueden realizarse de forma individual y grupal. Por otro lado son una parte muy importante del tratamiento las terapias para familiares y parejas de los pacientes para que conozcan para que entiendan y colaboren en el proceso que está haciendo el paciente, las implicaciones que tiene y las limitaciones que se le prescriben de cara a reducir el riesgo de recaída

 

La adicción como enfermedad crónica

La adicción debe ser entendida como una enfermedad crónica y más que superarla, la meta de cualquier tipo de tratamiento es aceptar la abstinencia permanente. Cuando alguien ha padecido una dependencia del alcohol no puede retornar a un consumo moderado, cuando vuelva a beber se encontrará con las mismas dificultades ocasionadas por la pérdida de control sobre el consumo.

 

La prevención

Prevenir y saber cómo dejar el alcohol nos permite anticipar problemas relacionados con el alcohol en adolescentes. Es un factor clave a tener en cuenta para los familiares, colegios, institutos y amistades. En los adolescentes se debería de prestar atención a los signos y síntomas que puedan indicar un problema con el alcohol:

  • Falta de interés en las actividades y los pasatiempos, y en la imagen personal.
  • Ojos colorados, balbuceo, problemas de coordinación y lagunas mentales.
  • Dificultades o cambios en las relaciones con los amigos, como juntarse con un nuevo grupo.
  • Calificaciones más bajas y problemas en la escuela.
  • Cambios de humor frecuentes y comportamiento defensivo.

Puedes ayudar a prevenir el consumo de alcohol en adolescentes 

  • Da un buen ejemplo con tu propio consumo de alcohol.
  • Hablar abiertamente, dedicar tiempo para estar juntos e involúcrate de manera activa en su vida.
  • Poner límites y normas, que al no ser cumplidas habrán consecuencias.
  • Que en las reuniones familiares se eviten las bebidas alcohólicas. (no asociar la diversión o reuniones con el alcohol).
  • Evitar la exposición a estímulos que generen la respuesta a beber.
  • Compartir actividades agradables incompatibles con la bebida.

 

Ana Ces
Coordinadora de Programas de Fundació Fòrum

About the Author :

Leave a Comment

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH