La familia del Drogodependiente: ¿Cómo afecta a la familia?

El consumo de drogas en la familia desemboca en varias situaciones no deseables para ninguno de los miembros. Las drogas no solo dañan a las personas que las consumen, también afectan a las relaciones sociales, laborales y familiares.

Las investigaciones muestran que el abuso de drogas no es un factor de riesgo en sí mismo. Sin embargo, el abuso de sustancias nocivas puede potenciar otros factores de riesgo. Donde hay riesgo de violencia o abuso infantil, el abuso de drogas puede incrementarlo causando pérdida de control, disminución de las inhibiciones y memoria, además de una atención o concentración deficiente.

 

El Drogodependiente y su comportamiento

Los drogadictos desatienden frecuentemente a sus hijos, desde sus necesidades emocionales, cognitivas y físicas. En muchas ocasiones los padres consumen y los hijos revierten los papeles, convirtiéndose en padres entre ellos, dejando así de tener una vida como niños. Los patrones de caos y desorganización son cada vez más frecuentes hasta llegar al punto de producirse a diario. Dejan de existir las rutinas, los niños no tienen una hora estable de levantarse, acostarse de noche, de comidas, deberes del colegio, de asearse, de ocio con sus amigos…

Empiezan a fallar los hábitos familiares, por ejemplo a la hora de las comidas o cenas, una noche los miembros de la familia cenan juntos y la siguiente noche no, ya que el padre o la madre han consumido drogas. También se dan casos que el adolescente, una noche tiene que ir a buscar a su padre a comisaria porque está detenido debido a el consumo de alcohol u otras drogas…. son ejemplos de como se puede ver afectada de manera muy negativa la vida de niños y adolescentes debido a la drogadicción de sus progenitores. Por otro lado, la codependencia es un problema que deviene cuando un familiar está obsesivamente involucrado, preocupado y absorbido en tratar de rescatar, proteger o curar al consumidor problemático de drogas o adicto.

 

La familia del Drogodependiente

El familiar encamina su propia vida hacia una relación de ayuda y desilusión con el adicto que le genera un fuerte malestar emocional. Cuando se da esta relación, el consumidor tiene un vínculo problemático con la droga o algún alterador del estado de ánimo, mientras que el codependiente tiene una dependencia del consumidor. La codependencia, fenómeno habitualmente observado entre los miembros de la familia (madre, padre, conyuges, hermanos) de los consumidores, debe distinguirse de la respuesta normal ante una crisis temporal de las personas que se preocupan auténticamente por el consumidor y tratan de brindarle ayuda, aunque a menudo sin éxito.

Uno de los efectos más desgarradores del abuso de drogas en las familias es especialmente el abandono. Una vez que las drogas han alterado las vías nerviosas en el cerebro, el deseo de consumirlas se vuelve más importante que los amigos y que la propia familia.

 

¿Cómo afecta a la familia?

El abuso de las drogas afecta financieramente a la familia, pues de aquí se deriva el robo, esto para conseguir dinero y adquirir los narcóticos.

Los especialistas coinciden en que la familia también necesita ayuda para afrontar el problema de drogodependencia del familiar afectado y consideran que mantenerlo en secreto no es la solución. Los familiares que aceptan la situación de drogodependencia del familiar y deciden dar el paso de ir a terapia, llegan a la consulta con sentimiento de culpabilidad y preguntándose en que han fallado para estar en este punto de la enfermedad. Este sentimiento provoca que se sientan sin identidad, ya que han dejado de lado su vida, su ocio, sus tareas para centrarse en el drogodependiente. Para los expertos, esta reacción es un error, se debería apoyar al enfermo, sin dejar de lado la identidad individual de cada uno.

 

¿Cómo tratar a los afectados?

Los psicólogos explican que con la terapia, las familias aprenden a desprenderse del sentimiento de culpa, a decir lo que sienten sin tener el miedo a ser juzgados y a no pensar que son las peores que hay.

Desde la terapia familiar hasta grupos de autoayuda están disponibles como herramienta de recuperación.

La familia es una parte importante en la comprensión, intervención y manejo clínico de las adicciones, por lo que es fundamental que la familia se involucre tanto en el tratamiento como en la recuperación de los procesos del adicto, siguiendo las pautas de los especialistas.

Ana Ces
Coordinadora de Programas de Fundació Fòrum

About the Author :

Leave a Comment

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH