Prevención escolar del consumo ilegal de drogas

La drogadicción es un grave problema creciente entre los jóvenes de hoy en día, es un problema a largo plazo causado por la necesidad incontrolable de buscar drogas.

Es importante reducir el número de jóvenes que consumen drogas por primera vez y prevenir que se convierta de un consumo experimental a la adicción.
El consumo de drogas en adolescentes es un problema importante en sí mismo y debido a que actúa como un factor de riesgo de otros comportamientos problemáticos, durante la adolescencia puede dar lugar a consecuencias de salud y sociales adversas y a menudo a largo plazo, es importante intervenir de forma temprana para prevenir la progresión a problemas más graves. 

 

Se ha demostrado que las intervenciones breves reducen el consumo de drogas entre los adolescentes. 

 

El objetivo sería evaluar la efectividad de las intervenciones escolares en cuanto a la reducción del consumo de drogas y otros resultados conductuales, pudiendo así ver la evolución del joven. Resumir la evidencia actual sobre la efectividad de las intervenciones realizadas en jóvenes menores de 25 años. Por otro lado, investigar si los efectos de las intervenciones se modifican según el tipo y contexto de la intervención, la edad de los jóvenes a los que se dirige, además de identificar las áreas donde se necesita mas investigación. 

 

Los programas escolares se clasifican en cuatro grupos principales:


1. Los planes de estudio centrados en el conocimiento, dan información sobre las drogas y suponen que dicha información dará lugar a cambios en el comportamiento.

 

2. Los planes de estudio de competencia social se basan en la creencia de que los niños aprenden a consumir drogas a través de modelos, imitación y refuerzo, influenciados por las percepciones, actitudes y aptitudes del niño a favor de las drogas. Enseñan habilidades de autogestión personal y social.

 

3. Los enfoques de normas sociales utilizan métodos de educación normativa y  habilidades de resistencia a las drogas. Incluyen reconocer las situaciones de alto riesgo, aumentar la conciencia de los medios de comunicación, las influencias de los compañeros y la familia, y enseñar y practicar habilidades de rechazo.

 


4. Los métodos combinados se basan en enfoques centrados en el conocimiento, la competencia social y la influencia social. Las escuelas son el escenario apropiado para prevenir y reducir el numero de jóvenes que realizan el primer consumo, teniendo como objetivo evitar llegar a la adicción. 

 

Según los autores Faggiano F, Minozzi S, Versino E, Buscemi D los programas escolares realizados basados en la combinación de enfoques de competencia social e influencia social mostraron como promedio un resultados de protección pequeño pero constante en la prevención del consumo de drogas.Debido a estos resultados , deberían formar parte de estrategias más amplias de prevención del consumo de drogas con el fin de lograr un mayor impacto en la población, ya que la drogadicción es una enfermedad crónica y recurrente.

 

Ana Ces
Coordinadora de Programas de Fundació Fòrum

About the Author :

Leave a Comment

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH