¿Qué pasa con los adolescentes, alcohol y confinamiento?

Mucho se ha hablado de cómo han aumentado las compras de bebidas alcohólicas. Concretamente, según los datos publicados por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en la semana del 6 al 12 de abril, hubo un aumento del 86,5% de la cerveza, un 73,4% del vino y un  93,4% de bebidas espirituosas. Y bien es cierto que llama bastante la atención, pero debemos tener en cuenta que los bares estaban cerrados.

 

¿Cuánto alcohol consumen los adolescentes?

 


No son datos preocupantes únicamente por el riesgo del consumo de alcohol durante el confinamiento, sino también por la cantidad de alcohol que se consume en esta sociedad.

Si tuviéramos los números y porcentajes de consumo de alcohol de bares y de las compras de los supermercados, probablemente una parte de la población se escandalizaría (las personas que no suelen beber o que no beben)  y los que sí, lo minimizarían.

Cuándo hacemos charlas de prevención en adolescentes desde la Fundació Fòrum Terapèutic, siempre incidimos en que no podemos olvidar que el alcohol, aunque es legal, sigue siendo una droga. Y tenemos que tener conciencia de ello, sobre todo los adultos.

 

La importancia de comunicarnos con los adolescentes

 

Ya que si cómo padres y madres no tenemos conciencia de ello, posteriormente nos será difícil hablar con nuestros hijos de porqué no deben beber alcohol, sin que nuestros argumentos queden en evidencia ante sus ojos.  Por eso una reflexión que es importante a hacer es sobre el consumo propio (si se consume o no, si se hace delante de ell@s, si se le da un tono de normalidad, si está el alcohol presente en las comidas y si es o no de forma habitual…). También es esencial trabajar mucho la comunicación con ell@s, sobre todo romper con los tabús y mantener abiertas las vías de comunicación en la familia, y evitar caer en el dramatismo y en la recriminación (pero si en la información y los límites).

Es cierto que gran parte de los jóvenes vinculan el ocio con el alcohol (u otras drogas), y la parte “positiva” del confinamiento es que ese consumo habrá cesado durante este tiempo en muchos casos. Pero no podemos perder de vista dos puntos:

– El confinamiento está acabando, y parte de ellos,  lo primero que han hecho para “celebrarlo” con sus amigos, ha sido ir a consumir algún tipo de bebida alcohólica. Por supuesto no todos, pero sí que debemos prestar atención a si es nuestr@ hij@ uno de ellos.

– El confinamiento ha creado muchos miedos (temor al contagio y a la muerte),  incertidumbre de cuándo acabará y que pasará, ha producido en muchas personas estados de ansiedad, rabia, tristeza, insomnio, desesperanza… Tanto en jóvenes cómo en adultos. Y todo ese malestar, si no hay un desarrollo de habilidades previas, puede desencadenar en consumo de sustancias (con alcohol incluido). 

 

Diferenciar riesgos sobre verdaderas adicciones

 

Quiero remarcar y dejar claro, que no todo el mundo que bebe o se droga es adicto. La palabra adicción se enmarca  dentro de las enfermedades mentales, y se caracteriza por la incapacidad de cesar el consumo, junto a las implicaciones en su calidad de vida. Pero, si que todos presentamos riesgo a desarrollarla. 

Los adolescentes y los jóvenes, están en una etapa de la vida en la que el contacto físico con las amistades es de suma importancia. El estar encerrados en casa 24 horas al día todos los días de la semana y con los progenitores, no es fácil. Están en edad de encontrar quiénes son y quiénes quieren ser, necesitan “transgredir” e ir viendo dónde están los límites, pero también son sus primeras veces en muchas cosas. Presentan una necesidad de evasión y exploración, y allí es dónde el riesgo a desarrollar conductas adictivas aumenta (ya sea al uso abusivo de las nuevas tecnologías) o recurriendo al consumo de alcohol o drogas cómo forma de afrontar las consecuencias del aislamiento, o de la euforia de que eso acabe y sus ansias (comprensibles) de querer volver a la normalidad.

 

Estamos junto a ti para ayudarte

 

Entendemos que es muy difícil saber llegar a todo, que cuándo se educa un adolescentes hay muchos momentos que pueden ser exasperantes, sobretodo cuándo ponen a prueba la paciencia y los límites impuestos. 

Para ello desde Fundació Fòrum Terapèutic, hacemos un programa de escuela de padres y madres, para acompañar en ese duro proceso de educar a nuestros hijos, facilitando herramientas e información, con el objetivo de prevenir posteriores dificultades.

adolescentes y el alcohol

trastornos de conducta alimentaria

Elisabet Céspedes Borrisser
Psicóloga Sanitaria y directora de programas
Col. 25847

About the Author :

Leave a Comment

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH