¿Han aumentado los riesgos para nuestros hij@s adolescentes en el confinamiento?

Es cierto que ninguno de nosotr@s estábamos preparados para la que se nos ha venido encima. La palabra confinamiento, era desconocida para la mayoría de nosotros o si conocíamos su significado era de forma muy teórica. Cómo adultos, hemos pasado por diferentes fases: La primera, era una novedad, quedarnos en casa y no ir a trabajar, sonaba a reto, casi casi, cómo unas vacaciones.

Las primeras semanas han sido mucho más llevaderas, hay familias que han aprovechado para volver a conocer esas personas con las que se convive, y que muchas veces con el ajetreo diario, se descuida la comunicación. Facilitando así, que por primera vez en tiempo, se encontraran esos espacios diarios para hablar, para comunicar, para compartir, y en algunos casos, para expresar emociones.

A nivel familiar, en muchos casos ha facilitado recuperar el concepto de familia y reorganizar el orden de prioridades y valores. Los más pequeños y los adolescentes, se han encontrado con un duro golpe de realidad, nada de lo que daban por hecho, ahora mismo lo tienen. Esa sensación en
la adolescencia de que solo importa el ahora, se ha potenciado al ver que ni siquiera los exámenes y las clases, han permanecido inmóviles.

Es cierto, hay una parte “buena”, hemos podido comprobar si nuestr@s pequeñ@s tienen algún problema de consumo de sustancias, o al menos asegurarnos de que durante este tiempo no lo hicieran. Pero hay que tener cuidado, no solo aparecen chic@s haciendo botellones en las noticias, también nuestr@ pequeñ@ puede ser uno de ellos, y vale la pena sentarnos a hablar con ellos sobre eso.

Pero es cierto, si están en casa “sabemos lo que están haciendo”, ¿no? En parte si, sabemos lo que físicamente están haciendo. Pero… ¿sabemos también lo que hacen mediante la “vida online”?

¿Somos conocedores de los riesgos que implican las redes? ¿Tenemos como padres y madres información para poder formar a nuestr@s peques de lo que se pueden encontrar?
El otro día, salía en las noticias que el ciberbullying se había disparado. ¿Cómo puede ser? ¿Si ahora no se ven? El ciberbullying o ciberacoso, se caracteriza por todo ese tipo de violencia física o verbal, explícita o implícita, que por desgracia con el avance tecnológico ha facilitado también que llegue a nuestras casas.

riesgos adolescentes confinamiento

Uno de los riesgos de las redes sociales, recae en el área que muchas veces en casa se vuelve tabú, concretamente en el área del sexo. El envío de fotos o vídeos con carácter sexual tiene riesgos importantes, por ejemplo, de la aparición del sexting.
El sexting consiste en enviar ese material gráfico recibido a otras personas sin el consentimiento de la persona. Eso puede llevar a sufrir después sextorsión, o chantaje a cambio de no publicar esas fotos o compartirlas con otros. Si ya son riesgos complejos que son difíciles de gestionar cuándo somos adultos, imaginaos en plena adolescencia, dónde la importancia del que dirán y que pensaran los demás tiene tanta importancia.

Otro riesgo de las redes es el Grooming, dónde quien ejerce el chantaje y el engaño es un adulto que busca aprovecharse de menores, ganándose su confianza con el objetivo de obtener favores sexuales.
¿Sabemos dónde van o dónde pueden llegar nuestras fotos? Aquí es importante entender que todo lo que se cuelga en las redes no sabemos dónde puede acabar, con lo que otro de los riesgos es el “Phishing” conocido también como suplantación de personalidad.

Esto son solo algunos de los riesgos de las redes sociales, por eso es tan importante aprovechar la comunicación con nuestr@s hij@s y indagar sobre lo que hacen tanto a nivel online cómo en la vida real, poder acompañarlos en sus pasos hacia la vida adulta, y mostrarles nuestro apoyo incondicional junto con la preocupación hacia su bienestar.

trastornos de conducta alimentaria

Elisabet Céspedes Borrisser
Psicóloga Sanitaria y directora de programas
Col. 25847

About the Author :

Leave a Comment

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH