¿Qué son los trastornos de conducta alimentaria, también conocidos cómo TCA?

Los trastornos de la conducta alimentaria, son trastornos mentales los cuáles, se caracterizan por un comportamiento patológico frente a la ingesta alimentaria y una obsesión por el control del peso.

 

¿Cómo se originan los Trastornos de Conducta Alimentaria?

Presentan un origen multifactorial, originados por la interacción de diferentes causas tales cómo: origen biológico, psicológico, familiar y sociocultural. Hay muchos tipos de TCA, a pesar de que los más conocidos son la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa, también existe el trastorno por atracón, la ortorexia (se caracteriza por una obsesión por la comida sana) y la vigorexia (obsesión por el ejercicio físico y mantener un cuerpo excesivamente musculado, viéndose siempre con menos músculo del que les gustaría).

Tenemos que entender que en cualquiera de sus variables, son enfermedades que provocan consecuencias negativas tanto para la salud física tales cómo: alteraciones del sistema cardiocirculatorio, del aparato respiratorio, del sistema nervioso central (tales cómo: retraso en el tiempo de reacción, trastorno en la memoria visual…), del aparato digestivo (inapetencia, estreñimiento, esmalte destruido, vómitos, diarreas…), de la función renal y equilibrio electrolítico, de la hematología (anemia, leucopenia…), de la neuroendocrinología (amenorrea
primaria o secundaria, alteración hormonal…), entre otras pudiendo llegar a provocar la muerte; cómo para la salud mental/psicológica tales cómo: dificultades de concentración, descenso de la comprensión, episodios de irritabilidad/explosiones de ira, episodios depresivos, fuerte ansiedad,
alteraciones de tipo psicótico, aislamiento, alteración de la conducta sexual (disminución o aumento del interés sexual), cogniciones disfuncionales y autodestructivas, autolesiones…

 

La importancia de un tratamiento adecuado

Por eso mismo, es tan importante iniciar un tratamiento en cuanto empiezan los primeros síntomas para evitar que empeore el trastorno. Las personas que lo presentan suelen presentar un rasgo habitual, concretamente la falta de conciencia de enfermedad por parte de la persona afectada (igual que pasa con las personas que presentan trastorno de adicción). Es decir, que les cuesta identificar las consecuencias negativas que implican el trastorno, les cuesta ver la necesidad de hacer tratamiento, con un terrible miedo a que recibir el tratamiento implique el cambio opuesto al cuerpo deseado.

 

Tenemos que tener en cuenta, que los TCA presentan muchas alteraciones en la vida cotidiana de la persona, tales cómo: distorsión de la imagen corporal (cómo se ven físicamente versus cómo son realmente físicamente, presentando así una alteración de su autopercepción), desencadenan muchas cogniciones disruptivas, las cuáles alimentan mucho más las conductas que mantienen el trastorno, asociando que cuándo se consiga el cuerpo deseado, la persona será feliz, que conseguirán lo que se propongan (que una relación con alguien mejore, que será
más apto para su trabajo, que su persona valdrá más la pena…), mezclando sus aptitudes y personalidad con la imagen corporal.

 

Trastornos y síntomas

Es un trastorno que cómo comentábamos anteriormente, tiene muchas similitudes con la adicción. Sobretodo por la elevada impulsividad, la alteración del estado de ánimo, la obsesión y compulsión que implica este trastorno, por cómo se evita conectar con las emociones negativas y cosas que les hacen daño, poniendo toda la atención en la sintomatología obsesiva (evitando así conectar con el dolor) y asociando que todo lo que sucede, es por no tener el cuerpo deseado (mezclando sus aptitudes con su imagen física). Suelen presentar también interacciones sociales anómalas, aislamiento social, abandono de intereses y actividades, ánimo depresivo, baja autoestima… igual que pasa con una persona con adicción.

 

El TCA y sus condicionamientos

Es una enfermedad muy limitante, sobretodo porqué acaba generando muchos miedos tales cómo: ir a sitios dónde se muestre el cuerpo (por ejemplo: la playa o la piscina), comidas dónde no se pueda ejercer el hiper-control de la comida (cena con amigos y haya pizza para cenar), la vergüenza de que te vean comer (suelen presentar tendencia a comer en soledad o esconderse para hacerlo)…

Son muchas de las situaciones que a una persona con Trastorno de Conducta Alimentaria, le causan mucho malestar.
Con el objetivo de acompañar a nuestros pacientes, en Fòrum Barcelona, hemos empezado a realizar un grupo de terapia grupal específico, en el que trabajamos este trastorno el cuál puede presentarse en comorbilidad con la adicción, y que cómo profesionales no podemos pasar por alto.

trastornos de conducta alimentaria

Elisabet Céspedes Borrisser
Psicóloga Sanitaria y directora de programas
Col. 25847

About the Author :

One Comment

  1. Avatar
    Montse

    Buenos dias,
    Me encantaria poder acceder a esta terapia, creo que tiene mucha realidad…como lo puedo hacer?

Leave a Comment

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH