Jóvenes y nuevas tecnologías

Estamos en una época en que nuestra necesidad de obtener respuesta inmediata a nuestras preguntas, ansiedades o necesidades, ha multiplicado exponencialmente los caminos para obtenerlas.

Jóvenes y nuevas tecnologías ¿Qué dependencias se generan?

En el mundo de las dependencias, con unas características previas del individuo, estas necesidades desembocan en consumos de sustancias o comportamientos de dependencia. Supuestamente, éstas nos darán esa respuesta que aliviará nuestras angustias mediante evasión de la realidad.

En el planteamiento de esta nueva sociedad, nuestros jóvenes las están encontrando en las nuevas adicciones: las adicciones tecnológicas. Y cada vez buscan más esa gratificación.

Estas adicciones en los jóvenes y nuevas tecnologías incluyen un amplio abanico de posibilidades, todas las que nos den los diferentes juegos en diferentes plataformas o apps. El problema es aún más importante cuando son compartidos (“on line”), ya que nos dan una gratificación mayor al encontrar esa recompensa dentro de un entorno social, aunque este sea virtual, en el que se nos facilita la evasión de la realidad de una manera más completa.

Sabiendo que esto está ocurriendo y siendo los padres cada vez más conscientes de la posibilidad de estas dependencias por parte de nuestros hijos, la pregunta es cada vez más frecuente entre estos:

“¿Hasta que punto tiene mi hijo un problema con el juego, o es lo normal?”

No hay una respuesta exacta  o con una certeza absoluta, pero si unos comportamientos o ítems que nos pueden dar la indicación de que es el momento de tomar medidas, quizás a nivel particular (limitando tiempos p.e.) o, si ya no es fácil manejar la situación recurriendo a un profesional.

Podemos enumerar algunos de estos comportamientos que nos pueden indicar que algo no va bien, que por otra parte podríamos dividir en los que son estrictamente comportamentales o los que son de índole más emocional.

Comportamentales

  • Robar dinero para jugar o comprar juegos nuevos.
  • Faltar a la escuela o instituto para poder jugar.
  • Sacar malas notas por no dedicar tiempo al estudio y si al juego.
  • Sacrificar actividades sociales para poder jugar.
  • Jugar más tiempo del propuesto inicialmente.

Perfil emocional

  • Enfado por pautarle no jugar.
  • Irascible en cualquier situación que le impida jugar.
  • Desmotivado y dejado para otras actividades.
  • Triste si no tiene opción de juego.

 

Como hemos dicho estos son solo algunos de los ítems que podemos encontrar en común en quienes tienen problemas por dependencia a los videojuegos, que de igual manera serían características extensibles a otras dependencias.

Sin embargo, como ocurre en otros trastornos de dependencia, lo realmente interesante sería poder incidir en estas conductas antes de que desembocaran en adicción. Para ello, lo necesario sería una educación preventiva en la que los jóvenes tuvieran donde aprender a manejarse sin la necesidad de esas recompensas inmediatas y con un tipo de valores más construidos alrededor de la constancia, perseverancia y el esfuerzo.

Todo ello depende de nosotros en gran medida, así que deberíamos empezar a preocuparnos realmente de esa educación más en el plano emocional y de valores, que estamos olvidando.

Tomás Abelló

Terapeuta Fòrum Terapèutic

About the Author :

Leave a Comment

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH