¿Cómo actúan las drogas? Adicción.

Poquito a poco vamos profundizando en el mundo tan complejo de las adicciones. Recientemente un estudio internacional ha identificado algunos mecanismos implicados en la interacción del sistema dopaminérgico y colinérgico, ambos están relacionados con la aparición de diversas enfermedades como la adicción.

La investigación ha sido llevada a cabo or grupos del Reino Unido ( Universidades de Oxfor y Leicester) y de Estados Unidos ( Universidades de Rutgers, Pincenton y Stanford), y en la que participa el doctor Miguel Valencia, del Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) dela Universidad de Navarra.

Tiene que ver con los mecanismos implicado en los comportamiento asociados a la recompensa.

 

 

El sistema de recompensa del cerebro, un conjunto de estructuras que, mediante estímulos, nos hace sentirnos bien después de realizar cierta actividad o modifica comportamientos mediante un refuerzo positivo.

El sistema de recompensa del cerebro se activa frente a un estimulo externo y envía señales mediante conexiones neuronales, para que se liberen a los neurotransmisores responsables de sensaciones placenteras como la dopamina y la oxitocina.

Su objetivo es claro: hacer que queramos repetir uno o más comportamientos, como forma de asegurar la existencia. Por ejemplo, la sensación placentera que sentimos al tener sexo o comer algo delicioso, hace que queramos repetir la acción, asegurando la supervivencia de la especie mediante la reproducción y/o consumo de alimentos.

A diferencia de otras actividades, como por ejemplo el habla o pensamiento lógico, el sistema de recompensas no está centralizado en solo una zona del cerebro, sino que está compuesto principalmente por cinco áreas con una función clara:

 

  • Amígdala: regula emociones
  • Núcleo Accumbens: controla la liberación de dopamina
  • Área tegmental ventral de Tsai: liibera la dopamina
  • Cerebelo: controla las funciones musculares
  • Glándula Pituitaria: libera beta endorfinas y oxitocina, responsables del alivio del dolor, emociones como el amor y los lazos positivos, entre otras cosas.

 

Todas estas zonas del cerebro funcionan como un circuito bien aceitado que capta la acción y genera la sensación de placer, todo mediante un proceso veloz que toma parte en estas diferentes estructuras cerebrales.

El sistema de recompensa no sólo responde con placer o bienestar ante una acción o actitud, sino que también es responsable de aprender ese comportamiento para luego repetirlo, asociándolo a la sensación agradable.

Las drogas actúan sobre el sistema límbico, que está en la parte más interna del cerebro, y provocan una sensación artificial de placer. El uso repetido de drogas afecta al funcionamiento del sistema límbico e inicia el proceso de adicción.

 

Cerebro sano
Dos estructuras cerebrales, el sistema límbico y el córtex, desempeñan un papel esencial en el control de la conducta. El sistema límbico controla la vida emocional e instintiva. El córtex regula el pensamiento y la vida racional. En un sujeto sano, la vida racional promovida por el córtex domina la conducta.

 

Cerebro tras un consumo puntual
El sistema límbico es el responsable del inicio de las adicciones. Las primeras dosis de droga estimulan los centros de recompensa en el sistema límbico y producen un efecto placentero. Sin embargo, la administración repetida de una droga produce cambios en el sistema límbico que alteran los circuitos cerebrales de recompensa. . La estimulación excesiva de este sistema conlleva, en las personas predispuestas, a cambios bioquímicos permanentes, que median la reacción adictiva, de modo que cambia su funcionamiento y su respuesta a los estímulos ambientales. Este el sistema más importante implicado en el desarrollo de la adicción.

About the Author :

Leave a Comment

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH